www.patriciabrizuela.com

Switch to desktop

Print this page

Cuando todo está perdido

Texto: Patricia Brizuela

Aviso importante: Esta nota está relatada asumiendo que el lector ha visto la película "Cuando todo está perdido", de no ser así les recomiendo verla antes para no estropearles el estreno!

Como muchos de ustedes sabrán, a principios de este año (2014), se estrenó en Argentina  la película  "Cuando todo está perdido" (All is lost), con Robert Redford como único protagonista y cuya principal característica es que carece de diálogo o texto. Sólo unas pocas palabras dirá "nuestro hombre" (our men), como aparece en los créditos del final.

La historia se desarrolla alrededor de un hombre maduro, del cual no sabemos ni siquiera su nombre, que está realizando una navegación extensa. De repente choca con un conteiner semi-sumergido, una de las situaciones a las que más tememos quienes navegamos en altamar puesto que el radar no los puede detectar. Luego de varias peripecias finalmente debe abandonar su embarcación y la historia sigue con nuestro personaje en la balsa salvavidas.

Al comienzo de la película podemos escuchar al protagonista diciendo sus últimas palabras a la familia. Palabras que escribirá más adelante cuando él ya se encuentra en la balsa y al creer que todo está perdido escribe el mensaje y lo tira al agua dentro de un frasco de vidrio. Sabemos que en ese momento se encuentra a 1.700 millas de los estrechos de Sumatra, en el Océano Indico, de un 13 de Julio, a las 04:50 PM.


A la deriva en el océano Indico

Una película debe seguir la trama y todos los acontecimientos que se develan sirven para que el personaje finalmente sufra todas las vicisitudes del caso, por eso encontramos ciertas discrepancias que no se entienden desde el punto de vista náutico. Particularmente esperaba algo mejor. Creo que pudieron haber planteado  la misma situación haciendo todo bien, con un contexto muy similar y el mismo desenlace pero atendiendo más a los detalles.

Considero que todo lo que allí ocurre puede acontecer en la vida real al pie de la letra. Siempre hay navegantes poco preparados, con barcos en igual condición. No voy a ser yo quien critique a quienes se lanzan al mar en esas circunstancias, pero siendo una película de Hollywood que llega a tanto público me hubiera gustado ver algo más desarrollado a nivel náutico.

La parte técnica de filmación como así también el sonido me parecieron espectaculares y siempre se celebra ver en la pantalla grande aquellas imágenes que tan bien conocemos y amamos, pero como está dirigida al público masivo me gustaría tratar de recapitular que es lo que no me gustó y cómo creo que debería actuar un navegante más preparado para la navegación que el protagonista se propuso realizar. No pretende ser una lección de nada, lejos estoy de dar consejos. Sólo expreso mi opinión ante una película que ha sido recibida en forma polémica en la comunidad nauta, ...otros podrán disentir...

Se suele decir que en esas situaciones uno no sabe cómo va a reaccionar. Me paralizaré con pánico, actuaré rápidamente, tomaré decisiones certeras? Situaciones extremas muchas veces son seguidas por reacciones también extremas... Sin dudas creo que la preparación, el estudio, la lectura y la experiencia adquirida en millas navegadas propia y ajena puede ayudar y mucho.

En qué época está ambientada?

La empresa Cal Yachts fue la encargada de construir el 39 pies de fibra de vidrio, modelo Cal 39, llamado Virginia Jean en la película. La misma operó desde 1960 hasta 1980. Todavía hoy se siguen viendo estos modelos en muchas regatas norteamericanas.

Logré ubicar el modelo del barco en algún año dentro de los '70s, ya que el tablero eléctrico que tiene abordo es de Marinetics Corp comercializado en esos años y coincide con la época de construcción. Si bien el barco es de los '70s el instrumental de abordo es de los '90s.

Me imagino que podemos agregar a la historia que ha adquirido el barco en esos años y lo remozó con la intención de hacer la navegación en solitario en que se encuentra. Por qué digo esto? Porque cuenta con una Notebook Panasonic Toughbook 28. Una todo terreno creada inicialmente para uso militar y policial, lanzada al mercado masivo en los años '90s. Una notebook especial para tener abordo (inclusive al día de hoy, aunque ha sido reemplazada exitosamente por los modelos CF29 y CF30), su teclado es estanco y es prácticamente indestructible.


Nuestro protagonista con la notebook de Panasonic

También posee un GPS de mano, radio VHF, radar, en fin, tecnología de última generación del período 1990-2000. Ver "Características Técnicas" para más datos.

A los hechos:

Lo primero que me impactó fue la pasmosa lentitud con que el protagonista actúa en todo momento, pasa por al lado de la vía de agua como si estuviese mirando una película en la TV y no con la celeridad que una situación así conlleva. Me podrán decir que es una pelí, pero en las pelis también pueden plasmar la adrenalina que te corre cuando pasa algo así. La adrenalina te circula por el cuerpo cuando pasan cosas mucho menores, imagínense con esa situación.

Vías de agua:

Por dónde empezar? Cuando el protagonista se despierta y ve la vía de agua, lo primero que hace es salir a ver qué ha ocurrido, se encuentra con el conteiner. Se cerciora que la entrada de agua está sobre la línea de flotación y asume que ésa es la única que tiene. En ningún momento hace un intento por poner las bombas de agua en marcha, y no digo que la alarma de la sentina no sonó porque quizás no la tenga así como muchos barcos carecen de ella, y menos aún pretendo que tenga un flotador automático en la bomba.

Gracias a que no puso en marcha las bombas de achique se quedó sin baterías ya que se han mojado por completo, ergo, tampoco tiene motor. Aunque no queda claro si el barco tiene realmente un motor. Cabe prever que sí lo tiene porque no lleva ni generador eólico, ni paneles solares para cargar las baterías.

Luego de eso inmediatamente se pone a reparar el agujero con fibra de vidrio, que gracias a Dios llevaba muy bien guardada y a mano en una caja pesada de madera. En ningún momento intenta siquiera arrimar un almohadón para tapar de alguna manera el rumbo.


La pesadilla de todo navegante oceánico: chocar con un conteiner.

Mi secuencia hubiera sido, primero poner en marcha las bombas de agua, chequear si hay más entradas de agua, encender el motor para no quedarme sin batería, amurar el barco a estribor, luego tapar el rumbo con almohadones a como dé lugar y apuntalarlos con algún remo, bichero, etc., y finalmente ponerme a hacer una reparación de emergencia desmantelando uno de los paneles de terciado fenólico de las bandas de algún camarote o del techo, que suelen ser de 3 mm. de espesor y por ende se pueden amoldar a la curva del casco. Recortar el terciado a  la medida adecuado y a partir de ahí hacer un sándwich con la fibra de vidrio. Dándole soporte desde dentro pero reparando desde afuera y si me sobra fibra le daría una capa por dentro.

Qué pasaría si no hubiera fibra de vidrio abordo? Haría la misma maniobra con los almohadones colocándolos desde el interior apuntalándolos y presionando hacia el exterior, tratando de que el almohadón haga el mayor contacto posible con los bordes asimétricos del casco agujereado, luego pasaría un par de drizas por debajo del casco sosteniendo los puños de una vela colocándola sobre la rotura. El agua presionará la vela hacia adentro tratando de entrar, por lo que las sujeciones internas deberían estar bien colocadas. Seguramente no detendrá el agua por completo pero ayudaría muchísimo.

Si bien es una técnica que nos enseñan en los cursos de instrucción no había tenido oportunidad de verla en acción hasta que hace unos años arribé, luego de una navegación difícil en solitario, a la isla de Ouessant en el extremo oeste de Francia. Allí tuve oportunidad de ver la técnica empleada en una situación real. Un velero de 30 pies se fue contra las rocas justo antes de entrar, el abatimiento provocó un rumbo importante sobre la línea de flotación. La tripulación puso en práctica la técnica de la vela y llamó a Salvamento Marítimo. Yo los visité cuando llegaron a puerto para chequear y aprender qué tan difícil les había resultado la práctica. Todos se salvaron, inclusive la embarcación.

Claro está que todo esto es más fácil decirlo que hacerlo y más navegando en solitario..., pero a lo hecho pecho y no queda otra que hacerse cargo...

Se dice que la mejor bomba de achique es un navegante asustado con un balde en la mano. Así que también ayudaría a las bombas con el balde y descargaría el agua en la bacha de la cocina o en el cockpit. La premisa es sacar el agua lo más rápido posible. Ahh, por cierto, no hay ningún balde a la vista en el Virginia Jean...

Por otra parte no es esta avería la que hunde el barco sino el descuido, no reparar o no hacerse cargo de la otra vía de agua provocada por el arranque del herraje en cubierta a través de la caída del palo.

Nuevamente, yo hubiera puesto por lo menos un almohadón dentro del traje de neopreno que se suele llevar para poder bucear cuando se enreda una red en la hélice, o cortaría un trozo de colchón, luego taparía con ello la brecha. Los almohadones se adaptan a todas las formas. Atornillaría una pequeña puerta, de algún armario del salón por ejemplo, directamente a la cubierta desde el exterior. Con esta acción se evitaría bastante que siga entrando agua si es que  no tenemos más medios abordo. Si los tenemos, luego enfibraría. Si acaso no tuviera más fibra de vidrio, le pondría masilla epoxi todo alrededor de la puerta para sellarla o por lo menos trataría de minimizar la entrada de agua, y si el tiempo aclara quizás ponerle sellador si es que tampoco hay masilla epoxi.

SALVAVIDAS:

No se ve un chaleco salvavidas en ningún momento!!! El único salvavidas que vi está atado en la popa del barco (salvavidas herradura), y ni siquiera cuando se subió a la balsa lo agarró, a pesar de haber pasado justo por al lado un par de veces, pero si se hizo tiempo para afeitarse antes de la gran tormenta que vio que se le venía cuando estaba subido al palo. Los dos hechos, uno de suma importancia y el otro casi irrelevante me parecen increíble que sucedan  en esas circunstancias.

Me he acostumbrado tanto a ponerme el chaleco navegando en solitario que si no lo llevo puesto siento que algo me falta. Diseñé un sistema con velcro para incorporarle una radio VHF estanca de mano y una navaja marinera, y que no moleste la operación en caso de que el chaleco se abra por alguna emergencia. Dos elementos, radio y navaja, que nunca remuevo de su sitio.

 
Mis fieles compañeros: el salvavidas, la radio VHF, luz estroboscópica y una navaja. Armada hasta los dientes!!!

Cuando se cae del barco por la banda, el barco parece ir en cámara lenta cuando en realidad tiene vela portando  y lo debería arrastrar con una velocidad importante, subirse por la banda como él lo ha hecho... Les recomiendo que prueben subirse desde allí con el barco en la amarra y verán que no es fácil para nada, hacerlo cuando se está siendo arrastrado en solitario a los setenta y pico de años lo veo difícil sino imposible. Pero heyyy...démosle el crédito a nuestro súper hombre que en una situación así uno saca fuerzas de donde no las hay. Bien hecho!!!

(El navegante brasilero Joao Sombra hizo algunos comentarios en una nota de ADAN a través de unas preguntas que yo le pasé vía email. La idea era aprender y saber más sobre el tema ya que sufrió el mismo percance que el protagonista, unos años atrás: Nota de Joao Sombra. Si pueden traten de leerla porque son muy valiosos sus comentarios!)

Mal hecho...: el cambio de velas debió haber sido mucho antes de que la tormenta empeorara. Esperar hasta último momento como él lo hizo puede ser un suicidio.

EPIRB:

No lleva Epirb (Emergency Position Indicating Radio Beacon o lo que es lo mismo Radiobaliza de localización de siniestros). Esto puede discutirse. Obviamente hoy en día es casi inconcebible no llevar una Epirb, los precios han bajado muchísimo desde la época en la que está adaptada la película. Se puede comprender que "nuestro hombre" haya tratado de equiparse lo mejor posible pero que el costo de una Epirb en ese momento era demasiado, ya que realmente eran caras!  Sin más, cuando yo crucé el Atlántico llevaba una Epirb abordo y muchas personas nos decían que lleváramos también un teléfono satelital. Me hubiera encantado hacerlo para tener una opción más de comunicación a pesar de contar con la radio BLU, pero el precio era sencillamente excesivo para mí en aquel momento.

BOLSO DE ABANDONO:

"Nuestro hombre" no tiene una radio VHF de mano, ni tampoco un bolso de abandono, pero eso sí, se preocupa por agarrar el sombrero de paja, aunque estuvo muy bien que se acordara de él para protegerse del sol.

Un bolso de abandono debe estar estibado en un lugar accesible cerca de la entrada/salida del barco. Se aconseja que el mismo sea de color rojo, bien visible y estanco. No hay una regla que diga lo que el bolso de abandono debería incorporar. Por supuesto que hay cosas básicas, el mío por ejemplo contiene una radio VHF de mano en su correspondiente funda estanca, GPS portátil en las mismas condiciones, remedios que estemos utilizando, crema pantalla solar, manta térmica, comida y bebida. Si bien las balsas salvavidas tienen alimento y agua para una cantidad de días siempre es bueno contar con más provisiones. Hace tiempo que se pueden comprar raciones de agua y comida a precios económicos por ejemplo en los negocios de venta de artículos militares o de aventura y montaña. Las mismas tienen una validez de cinco años.

 


Bolso de abandono y petate estanco con bengalas exáctamente iguales a los que tengo abordo del Joybelle.

Otro objeto que desde hace un par de años incluyo es al menos un documento, tarjeta de crédito o algo de dinero que almaceno antes de comenzar una navegación extensa. Esto último gracias a la experiencia de mi amigo y gran navegante Marcelo González, quien vivió una experiencia singular cuando el barco en el que él era tripulante quedó a merced de un terrible temporal y olas gigantes cuando cruzaban de Canarias a Gibraltar. Fueron rescatados por Salvamento Marítimo de Portugal y me contó cómo echó en falta una tarjeta de crédito para comprar ropa, calzado o comunicarse con su familia tras haber llegado sano y salvo a la costa portuguesa vía helicóptero, pero sólo con lo puesto en el momento de abandonar el barco.

Algo similar les pasó a mis ex compañeros del curso de Piloto de Yate, Carolina Itzcovich y Guillermo Greco, pero en Piriápolis. Tuvieron que abandonar su barco y cuando quisieron llamar a la embajada argentina les contestó una máquina pidiendo que depositaran 20 dólares...

También hace poco agregué además de las pilas para el GPS, un pequeñísimo panel solar. Este bolso de abandono junto con el recipiente estanco que contiene las bengalas está dispuesto, en mi caso,  siempre a mano  junto a la escalera de acceso, y deberían ser trasladados a la balsa salvavidas en una emergencia. En cambio si se produce un rescate con helicóptero guardacostas lo mejor será contar con un sobre hermético que se pueda colgar al cuello y esconder entre las ropas, con documentos y dinero, ya que los rescatistas no nos dejarán llevar más que lo puesto.

Al prever de antemano un bolso de abandono si nos encontramos en una emergencia no estaríamos dando vueltas como nuestro protagonista para ver y recordar qué es lo que deberíamos llevar. Tendríamos un problema menos. Eso se llama previsión.

De todos modos y aunque "nuestro hombre" no tenga el bolso de abandono, antes de subirse a la balsa salvavidas debería ir por abrigo, comida, salvavidas, etc.., lo hace al día siguiente. A veces no hay día siguiente...

BALSA SALVAVIDAS:

Las balsas salvavidas se proveen con un kit de supervivencia. En las mismas encontramos por ejemplo una pala o vaso especial de plástico para sacar el agua y esponja, un silbato, espejo, bengalas, etc. Todos elementos que le faltaron a nuestro protagonista.

La forma de tirar la balsa, subirse a ella y dar vuelta la misma luego cuando vuelca es la correcta a mí entender, por lo cual me alegro de ver este tipo de maniobras en una película de Hollywood.

Todo lo más importante lo tiene guardado en lugares inaccesibles: vela tormentín, arnés de seguridad, ancla de mar, etc. Cuando en realidad deberían estar a mi entender al menos en el pañol del cockpit, para que sea fácil y rápida su utilización.

Mi balsa.., mi nuevo hogar..., y el salvavidas que se hunde con el barco...

MAYDAY:

En la película el actor hace un llamado diciendo: "Este es Virginia Jean con un llamado de SOS" . Esta, digamos, no es la forma apropiada de hacer un llamado de emergencia. Antes que nada creo que en el momento en que lo hizo, es decir después de haber arreglado la primera vía de agua debería haber intentado un Pan Pan, ya que no estaba en riesgo inminente y podría informar de su situación. De todos modos en vez de hacer el llamado de SOS el adecuado hubiera sido un llamado de Mayday. La convención de las señales de emergencia por radio telefonía se adoptó en 1923.

Carlos "Pato" Duperrón, eximio navegante y experto en temas náuticos, me comentó lo siguiente:

 "La señal de SOS puede ser auditiva o visual. Se transmite en código Morse por radiotelegrafía, que es la primitiva y efectiva manera de enviarlo, ya que con ese sistema la señal llega mucho más lejos con relativamente poca potencia de antena.

También se puede transmitir con el sistema de destellos de luz (señal visual), Existen otras maneras pero no son prácticas.

Actualmente las señales de auxilio son transmitidas por Radio Telefonía utilizando la palabra MAYDAY, ya sea en HF, en BLU o AM (ver las frecuencias de socorro de la I.T.U), También y para distancias reducidas se usan las muy altas frecuencias (VHF) como el canal de emergencias y contacto CH 16.

Te cuento algo que viví:.....regata Bs. As. - Río de Janeiro., enero de 1959, a bordo del Fortuna; faltando unas 200 millas para llegar, saltó un obenque alto de barlovento y el palo mayor se fue abajo, ¡PUM!. Quedamos muy broncudos, entonces el encargado de las comunicaciones tomó el micrófono del VHF y transmitió hablando por telefonía " AQUI YATE FORTUNA: SOS...SOS...SOS" Eso sirvió para bajarnos mucho la bronca porque nos hizo reír en forma. El personaje un muy conocido navegante de esa época no sabía que en ese caso debía usar la palabra MAYDAY , que funcionaba a partir de 1923."


Me tomo 5 minutos, me tomo un té..., a afeitarse para estar lindo antes de la tormenta!

Podría comentar varias cosas acerca de las aptitudes de nuestro personaje para la navegación astronómica, pero en vez de eso me quedo con un dato interesante. El libro que toma para leer, ya sea para refrescar conocimientos o aprender desde cero cómo se usa un sextante, se llama Celestial Navigation for Yachtsmen, escrito por la navegante Mary Brewitt en 1950, justo después de la guerra, ha servido para acercar la navegación astronómica al navegante medio y borrar ese halo de misterio y dificultad que siempre rondó este tema. Al día de hoy el libro va por la décimo segunda edición. Un logro impresionante de una navegadora excepcional en una época por demás difícil. Marcó huella en varias generaciones.

Celestial navigation for Yachtsmen, de Mary Blewitt, excelente libro.

-------------------------------------

Cuando era adolescente competía en carreras de natación. El entrenador nos enseñaba una técnica llamada "Práctica cognitiva o entrenamiento mental". Nos hacía acostarnos en el piso del gimnasio, relajarnos y mentalizar la carrera. Cuántas brazadas solemos dar en los 100 metros libres, en cuántos segundos los realizamos, cuántas brazadas deberíamos hacer para bajar ese tiempo... Y finalmente imaginarnos en aquella competencia haciendo la cantidad de brazadas que necesitaríamos para vencer. Él nos decía que para que el cuerpo reaccione la mente debía guiarlo. Al imaginarnos la cantidad de brazadas estábamos condicionando a nuestro cuerpo de alguna manera a que repita la hazaña en la práctica. Esa lección la incorporé para todo en mi vida.

Esta misma técnica utilizo una y otra vez cuando estoy haciendo los preparativos para zarpar. Recreo mentalmente los posibles problemas que podría tener en un pasaje y me ocupo de solucionarlos mentalmente, intento ponerme en situación con los medios de que dispongo y hago ese ejercicio una y otra vez tratando de pulir los diferentes resultados. De esta manera si surge un problema similar al que me había imaginado ya tendría, en teoría, la respuesta de cómo afrontarlo rápidamente. También me ayuda a darme cuenta de qué repuestos extra debería comprar y almacenar en el barco a priori. Esta técnica se suele usar en muy diferentes ámbitos, es un trabajo meticuloso y doy fe que da resultados.

Los accidentes ocurren. A veces es cuestión de negligencia y otros son tan inesperados que nos pueden dejar paralizados, pero incluso éstos con una buena preparación se pueden superar a través de un pensamiento positivo para la acción.

El navegante argentino Nicolás Paura perdió su barco al ser embestido por una ballena. Clara Rodriguez y José Rodolfo Mena naufragaron con su velero Mujercitas tras perder el quillote. Ximena Bustamante,  Eric Lestel y Juan Antonio Martín son tres navegantes que conozco bien y que han colisionado con buques mercantes. En el caso de Ximena y Eric, tuvieron que abandonar el barco ya que el fuerte encontronazo dobló el eje del timón y  dañó el casco, dejándolo sin gobierno. Juan Antonio logró llegar a buen puerto tras el abordaje. Todos han salido ilesos del percance!

Y vos? Te parece que podrías utilizar la técnica mencionada arriba para idear una forma de separar el Virginia Jean del conteiner? Cómo lo harías...?

CARACTERISTICAS TECNICAS del Virginia Jean

  • Velero de 39 pies de fibra de vidrio, modelo Cal 39.
  • Enrollador de proa
  • Molinetes con auto-self
  • Tormentín (muy grande para mi gusto)
  • Piloto automático
  • Timón de viento
  • Cocina eléctrica
  • Baterías 12 Volt 105 AH Deep Cycle AGM
  • Bomba de achique manual y de 12 V
  • Radio VHF ICOM IC-M127
  • Radar Raymarine
  • GPS
  • Ancla de mar
  • Notebook Panasonic ToughBook 28
  • Equipo para reparaciones de fibra de vidrio
  • Herramientas varias
Nota: Todos los fotogramas de la película son propiedad de Universal Pictures. Los mismos han sido tomados de su versión digital sólo para ilustrar el artículo y sin ánimo de lucro. 

© Todos los derechos reservados. - 2013 - www.patriciabrizuela.com

Top Desktop version