Logo
Print this page

Colocando filtros de combustible.

Alguna vez te pasó de estar navegando con mar movida, cuando de repente te das cuenta cuán cansada/o estás y pensás: -bueno, entro en el próximo puerto, duermo y sigo al día siguiente...

 

Jústamente eso pensé aquel día que navegaba por el norte de España. Me fijé en la carta cuál sería la recalada más próxima y hacía allí me dirigí. El día estaba nublado, frio y con una marejada que me cansaba y molestaba mucho. Unas millas antes de entrar quise prender el motor ya que no quería sorpresas justo en la bocana. Y lo bien que hice en ser previsora!!! Obviamente el motor se rehusó a participar de mis planes.

Arrancó pero cuando aceleraba parecía que se ahogaba, no levantaba revoluciones a pesar de tener el control a tope. Luego de varias idas y vueltas para ver qué pasaba me di cuenta que el motor subía de revoluciones por un minuto para volver a bajar, al punto de casi apagarse.

Demás está decir que en esas condiciones mi entrada a puerto no fue con la típica sonrisa que me caracteriza! Temía que el motor se apagara en el peor momento, ya que por lo menos avanzábamos a 1 nudo. Ya me había preparado, de apagarse el motor seguiría con las velas, para ese punto las volví a subir y el ancla estaba lista para hacer su trabajo, pero navegando en solitario no es una maniobra que me guste realizar.

La cuestión es que finalmente llegué a la marina sin problemas, salvo el ya mencionado. Al día siguiente revisé, luego de mi clásico llamado a mi amigo Jesús para consultarle sobré cuál podría ser la causa de fallo y confirmé que se trataba de combustible sucio. Los inyectores estaban tapados.

Cuando estaba en Buenos Aires, la Prefectura Naval Argentina me hizo instalar el sistema de doble filtro en el Ithaca, el cual resultó ser más que efectivo, por lo que decidí instalarlo de la misma forma en el Joybelle.

 

Colocando filtros de combustible

La idea, como dije, era instalar filtros doble en paralelo. De esta forma se utiliza siempre uno, pero si tenemos algún problema como: agua y/o suciedad en el gasol, o una fisura en el vaso de vidrio, siempre podremos anularlo y cambiar inmediatamente al otro.

Pedí por internet dos filtros Delphi 296, con separador de agua, son económicos y los repuestos se condiguen muy fácilmente. Por un error mio de interpretación, me enviaron dos filtros dobles, en lugar de filtros simples. Así que al tenerlos conmigo decidií utilizarlos de todos modos. Quiero aclarar que generalmente se utilizan sólo dos y no cuatro como los que yo instalé pero el sistema es el mismo.

En un principio había pensado usar cinta de teflón para las conexiones pero luego me decidí por el sello para roscas de Loctite, muy efectivo, y lo podrás encontrar también en pomitos pequeños.
Corté los caños de cobre con esta pequeña herramienta. Es muy fácil de usar. Sólo hay que colocar el caño entre el rodillo y la cuchilla, apretar con la rosca y hacer girar la herramienta sobre el caño una vez, luego volver a apretar y repetir la operación de girar y apretar hasta que el caño se corta.
Todas las conexiones llevan virola, además del sellador de rosca Loctite.
Hay que tener mucho cuidado y utilizar dos llaves, número 14 para que los caños no se doblen.
Aquí estoy agujereando el mamparo para instalar definitivamente uno de los filtros.
Media conexión hecha. Ahora hay que repetir los pasos e instalar el segundo par de filtros.
Detalle de los vasos de vidrio donde podremos ver si hay agua o suciedad, de ser así con sólo desenroscar por debajo el agua caerá en el recipiente de acrílico que instalé debajo de cada filtro para tal efecto. Los mismos se pueden sacar muy fácilmente para vaciarlos.
Trabajo terminado! Cada par de filtros con sus respectivas llaves de paso. Si alguno de los vidrios del filtro que estoy usando se rajase por algún motivo o tuviera que vaciarlos por suciedad o agua en el combustible, entonces cerraría  las llaves de paso y abriría las del otro par de filtros, sin necesidad de apagar el motor si lo estuviera utilizando.

 

 

 

 

 

 

© Todos los derechos reservados. - 2013 - www.patriciabrizuela.com