Logo
Print this page

Desde Puerto Toro

03-02-13:

Luego de pasar un par de días esperando mejor viento en Puerto Williams, en la isla Navarino. junto con otros barcos que se dirigen también hacia el sur, zarpamos hacia Puerto Toro, unas 30 millas al sur, con una navegación muy cómoda.

La tarde previa a nuestra zarpada había llegado el Antartikos de regreso de su segundo viaje a la Antártida. Lamentablemente no pude tomarme el tiempo que hubiera querido para charlar con sus tripulantes. Ya nos cruzaremos en otra oportunidad.

A mitad de camino hacia Puerto Toro ví pinguinos en su medio natural por primera vez en mi vida!!! Los había visto, por supuesto, en zoológicos y documentales pero nunca de ésta manera. Me sorprendió porque en los documentales se los ve sobre rocas o en tierra y luego pasan a la toma cuando el pinguino está nadando debajo en el mar, o en el zoo los ves de cuerpo completo a través del vidrio. Los que vimos estaban nadando sobre la superficie del mar, dejando ver sólo sus cabezas por lo que los confundí con pájaros hasta que Laura gritó "pinguinos. pinguinos!!!". Así que todos salimos a observarlos y a tratar de indentificarlos. Poco después aparecieron los delfines (Duski o delfín obscuro), nos acompañaron por un largo, largo rato. Algunos saltaban haciendo piruetas tipo tirabuzón y otros subían a la superficie como en cámara lenta, parecía que mostraban el lomo por uno o dos segundos y volvian a descender sin sacar la cabeza, en línea vertical hacia abajo. Es la primera vez que veo un delfín comportarse de ese modo. Llegamos a Puerto Toro sin novedad. El velero Soledad llegó antes que nosotros ya que salió más temprano junto con otros barcos.

Estamos haciendo guardias de tres horas cada uno, a mi me toca de 15:00 a 18:00 hs. y de 03:00 a 06:00, más tres horas de stand by previo a nuestra guardia.Yo hago el stand by de Erik, por lo que si él necesita ayuda para realizar alguna maniobra soy la persona de apoyo en su guardia, así cómo Fede es la persona de apoyo en la mia, Laura apoya a Fede y Erik a Laura en la suya, hasta volver a repetir el ciclo.

Anoche, sábado, luego de debatir sobre las condiciones meteorológicas de los próximos días, salimos a eso de las 23:00 hs junto con el velero Soledad y el velero Tari II, los tres barcos con bandera argentina. Nosotros lo hicimos con rumbo a caleta Maxwell (para dirigirnos a la Antártida) y los otros dos con rumbo a caleta Martial (rumbo a Cabo de Hornos).

La noche estuvo muy plácida y con muy poco viento, todo iba muy bien, comenzamos a hacer nuestras guardias, hasta que en la guardia de Laura la alarma de temperatura de agua comenzó a sonar. Para ese momento el viento había caído por completo y nos encontramos en la mitad del canal Beagle sin propulsión a motor. Después de varios intentos y debates Fede, el capi, no pudo encontrar la falla y el resto de la tripulación tampoco, je! Porque estaba pronosticado que el viento subiría a 40 nudos y dada la condición en la que nos encontrábamos, que no era en absoluto peligrosa, ya que podíamos fondear si hubiera sido necesario o intentar continuar hacia alguna otra caleta mas o menos protegida para fondear.

Finalmente por radio, los tres capitanes decidieron que lo mejor sería remolcarnos nuevamente a Puerto Toro para poder solucionar el problema tranquilos. En eso estábamos, siendo remolcados por el Tari II, cuando a Fede se le ocurrió que lo que podía estar fallando era el termostato..., algo simple pero que se nos había pasado por alto. Y aparentemente ese fue todo el problema por lo cual después de una hora de ser remolcados el motor del Quijote volvió a funcionar al 100%, y tras un nuevo debate vía VHF de los tres capitanes, decidieron pegar nuevamente la vuelta y seguir navegando hacia el sur, para esto ya eran las 3 de la mañana de hoy, domingo, pero estábamos todos contentos de seguir nuestro rumbo sur sin mayores inconvenientes...

Cinco minutos después nos llamó por radio Alcamar Lenox (control de la isla Lenox), quienes nos siguieron el track y estuvieron comunicados con nosotros en todo momento, para informarnos que la Costera de Valpariso no nos autorizaba el zarpe hasta que un ingeniero chileno suba abordo de Quijote para certificar que el motor funciona perfectamente, por lo cual nos requirieron volver a Puerto Toro. Sin nada más que podamos hacer, y a pesar de no tener ningún problema tuvimos que pegar la vuelta una vez más, arrivando a Puerto Toro a las cinco de la mañana, con lluvia y hasta 30 nudos de viento de proa, después de habernos despedido y agradecido por el apoyo al velero Tari II y el velero Soledad quienes continuaron rumbo sur.

El ingeniero ya nos ha dado el certificado del motor en condiciones para continuar viaje, éste post lo envío desde Puerto Toro, llueve en este momento y esperamos que vuelva a cambiar el viento junto con otros tres barcos para poder zarpar...

Hasta el próximo post!!!

© Todos los derechos reservados. - 2013 - www.patriciabrizuela.com